jueves, marzo 10, 2011

-ELENA- SIN NOMBRE AUN!

Elena Carson estaba tranquilamente acostada en la mullida cama del hotel en el que estaba hospedada, pero sus sentimientos no estaban nada bien, repasó todo su día y lo mal que se sentía, todos los hombres de la sala de conferencias la habían mirado con algo parecido al asco.


Sabía que no era bonita, pero hasta ese día se dio cuenta lo fea que era, se negó a llorar por eso, siempre había sido así, sus referencias eran excelentes, pero cuando conocía a sus futuros jefes, cambiaban de opinión.

-Soy una mierda –Masculló para sí misma.

Si tan solo tuviera la exuberante belleza de su amiga Sally o la sonrisa de su prima Gloriet, seguro como el infierno que conseguiría novio, o tan siquiera una pareja ocasional.

Pero no, aquí estaba ella lamentándose por todo en su vida, en una grandísima cama que bien podría ser utilizada para otra cosa mucho más intensa y excitante.

¡Por el amor de dios! Tenía veintisiete años y aun era virgen, ¿Qué demonios le pasaba? ¿Realmente era tan repulsiva?

Trató de tranquilizarse un poco, dentro de dos días regresaría a la seguridad de su casa. A la seguridad de la rutina y a la seguridad de sus amigos.

No pudo hacerlo así que decidió darse un baño en la lujosa bañera que había en el gigantesco cuarto de baño.

-Quisiera tener uno de estos en mi casa… -

Ajustó el agua a una buena temperatura, tomó el aceite de lavanda y lo espació por el agua.

Al meterse en la bañera sintió todos sus músculos ceder, no sabía que tan estrazada había estado. Sobre todo cuando descubrieron que ella era la gerente general de Firbuks Company, todos los hombres ahí esperaban a una mujer rubia de piernas largas, pero en su lugar encontraron a una mujer “rubia” con raíces castañas, de estatura baja y un poquito pasada de peso. Pero ahí no acaba esto, unos cuantos la felicitaron por su trabajo en la empresa, pero cuando se marchaba alcanzaba a escuchar comentarios despectivos hacia su manera de ser y su aspecto físico.

Eso ciertamente la había herido en lo más profundo. Pero desde hace años había aprendido a enmascarar esos sentimientos negativos y mostrar fría cordialidad.

Cada vez que ocurría eso, Elena se sentía fatal. Sobre todo al no tener a su madre cerca, desde que su madre se había mudado a Florida con su padre para poder tener un buen retiro, Elena se sentía muy sola, si bien llamaba por teléfono cada tercer día, no era lo mismo que cuando vivían a tan solo diez minutos de distancia.

Y estando en una gran ciudad como lo era Nueva York, tan lejos de todo se entorno, le era mucho más difícil no sentirse sola.

Dio un pequeño suspiro. Tenía unos largos días por delante, pero se dijo a si misma que tenía que aguantarlo y afrontarlo como viniera.

Se estaba quedando dormida en la bañera, por lo que decidió salir y meterse en la cama.

Era una noche hermosa afuera, una noche para salir a pasear o salir de fiesta, pero para Elena nada de eso era posible.

Su corazón estaba apenado, pero no podía dejar que los demás lo vieran.

Se acostó y para no esperar a que llegara el sueño sola, llamó por teléfono a su mejor amiga Sally que estaba a muchos kilómetros de distancia en Albuquerque.



ES LO UNICO QUE TENGO, PERO LES JURO QUE SUBIRE LO DEMAS DE ESTE PRIMER CAPITULO!

0 comentarios:

Publicar un comentario

My Blog List

Agrega tu comentario!!

Welcome

thirstblackofyou@hotmail.com




Tienes preguntas, comentarios o sugerencias acerca del blog. Como podemos mejorar o simplemente quieras hacer contacto mi dirección de correo se muestra arriva





Estadisticas

Dimitri a Rose

¡He renunciado a ti. El amor se desvanece, el mio lo ha hecho!

-Spirit Bound-

jueves, marzo 10, 2011

-ELENA- SIN NOMBRE AUN!

Elena Carson estaba tranquilamente acostada en la mullida cama del hotel en el que estaba hospedada, pero sus sentimientos no estaban nada bien, repasó todo su día y lo mal que se sentía, todos los hombres de la sala de conferencias la habían mirado con algo parecido al asco.


Sabía que no era bonita, pero hasta ese día se dio cuenta lo fea que era, se negó a llorar por eso, siempre había sido así, sus referencias eran excelentes, pero cuando conocía a sus futuros jefes, cambiaban de opinión.

-Soy una mierda –Masculló para sí misma.

Si tan solo tuviera la exuberante belleza de su amiga Sally o la sonrisa de su prima Gloriet, seguro como el infierno que conseguiría novio, o tan siquiera una pareja ocasional.

Pero no, aquí estaba ella lamentándose por todo en su vida, en una grandísima cama que bien podría ser utilizada para otra cosa mucho más intensa y excitante.

¡Por el amor de dios! Tenía veintisiete años y aun era virgen, ¿Qué demonios le pasaba? ¿Realmente era tan repulsiva?

Trató de tranquilizarse un poco, dentro de dos días regresaría a la seguridad de su casa. A la seguridad de la rutina y a la seguridad de sus amigos.

No pudo hacerlo así que decidió darse un baño en la lujosa bañera que había en el gigantesco cuarto de baño.

-Quisiera tener uno de estos en mi casa… -

Ajustó el agua a una buena temperatura, tomó el aceite de lavanda y lo espació por el agua.

Al meterse en la bañera sintió todos sus músculos ceder, no sabía que tan estrazada había estado. Sobre todo cuando descubrieron que ella era la gerente general de Firbuks Company, todos los hombres ahí esperaban a una mujer rubia de piernas largas, pero en su lugar encontraron a una mujer “rubia” con raíces castañas, de estatura baja y un poquito pasada de peso. Pero ahí no acaba esto, unos cuantos la felicitaron por su trabajo en la empresa, pero cuando se marchaba alcanzaba a escuchar comentarios despectivos hacia su manera de ser y su aspecto físico.

Eso ciertamente la había herido en lo más profundo. Pero desde hace años había aprendido a enmascarar esos sentimientos negativos y mostrar fría cordialidad.

Cada vez que ocurría eso, Elena se sentía fatal. Sobre todo al no tener a su madre cerca, desde que su madre se había mudado a Florida con su padre para poder tener un buen retiro, Elena se sentía muy sola, si bien llamaba por teléfono cada tercer día, no era lo mismo que cuando vivían a tan solo diez minutos de distancia.

Y estando en una gran ciudad como lo era Nueva York, tan lejos de todo se entorno, le era mucho más difícil no sentirse sola.

Dio un pequeño suspiro. Tenía unos largos días por delante, pero se dijo a si misma que tenía que aguantarlo y afrontarlo como viniera.

Se estaba quedando dormida en la bañera, por lo que decidió salir y meterse en la cama.

Era una noche hermosa afuera, una noche para salir a pasear o salir de fiesta, pero para Elena nada de eso era posible.

Su corazón estaba apenado, pero no podía dejar que los demás lo vieran.

Se acostó y para no esperar a que llegara el sueño sola, llamó por teléfono a su mejor amiga Sally que estaba a muchos kilómetros de distancia en Albuquerque.



ES LO UNICO QUE TENGO, PERO LES JURO QUE SUBIRE LO DEMAS DE ESTE PRIMER CAPITULO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jared Leto

Jared Leto

Visitas...

Visitas...

Para las chicas del blog...

Para las chicas del blog...

Para las chicas del blog...
Se les quiere chicas ANIMO!!

Ben Barnes

Ben Barnes

Taylor Kitsch

Taylor Kitsch

Jake Gyllenhaal

Jake Gyllenhaal

jueves, marzo 10, 2011

-ELENA- SIN NOMBRE AUN!

Elena Carson estaba tranquilamente acostada en la mullida cama del hotel en el que estaba hospedada, pero sus sentimientos no estaban nada bien, repasó todo su día y lo mal que se sentía, todos los hombres de la sala de conferencias la habían mirado con algo parecido al asco.


Sabía que no era bonita, pero hasta ese día se dio cuenta lo fea que era, se negó a llorar por eso, siempre había sido así, sus referencias eran excelentes, pero cuando conocía a sus futuros jefes, cambiaban de opinión.

-Soy una mierda –Masculló para sí misma.

Si tan solo tuviera la exuberante belleza de su amiga Sally o la sonrisa de su prima Gloriet, seguro como el infierno que conseguiría novio, o tan siquiera una pareja ocasional.

Pero no, aquí estaba ella lamentándose por todo en su vida, en una grandísima cama que bien podría ser utilizada para otra cosa mucho más intensa y excitante.

¡Por el amor de dios! Tenía veintisiete años y aun era virgen, ¿Qué demonios le pasaba? ¿Realmente era tan repulsiva?

Trató de tranquilizarse un poco, dentro de dos días regresaría a la seguridad de su casa. A la seguridad de la rutina y a la seguridad de sus amigos.

No pudo hacerlo así que decidió darse un baño en la lujosa bañera que había en el gigantesco cuarto de baño.

-Quisiera tener uno de estos en mi casa… -

Ajustó el agua a una buena temperatura, tomó el aceite de lavanda y lo espació por el agua.

Al meterse en la bañera sintió todos sus músculos ceder, no sabía que tan estrazada había estado. Sobre todo cuando descubrieron que ella era la gerente general de Firbuks Company, todos los hombres ahí esperaban a una mujer rubia de piernas largas, pero en su lugar encontraron a una mujer “rubia” con raíces castañas, de estatura baja y un poquito pasada de peso. Pero ahí no acaba esto, unos cuantos la felicitaron por su trabajo en la empresa, pero cuando se marchaba alcanzaba a escuchar comentarios despectivos hacia su manera de ser y su aspecto físico.

Eso ciertamente la había herido en lo más profundo. Pero desde hace años había aprendido a enmascarar esos sentimientos negativos y mostrar fría cordialidad.

Cada vez que ocurría eso, Elena se sentía fatal. Sobre todo al no tener a su madre cerca, desde que su madre se había mudado a Florida con su padre para poder tener un buen retiro, Elena se sentía muy sola, si bien llamaba por teléfono cada tercer día, no era lo mismo que cuando vivían a tan solo diez minutos de distancia.

Y estando en una gran ciudad como lo era Nueva York, tan lejos de todo se entorno, le era mucho más difícil no sentirse sola.

Dio un pequeño suspiro. Tenía unos largos días por delante, pero se dijo a si misma que tenía que aguantarlo y afrontarlo como viniera.

Se estaba quedando dormida en la bañera, por lo que decidió salir y meterse en la cama.

Era una noche hermosa afuera, una noche para salir a pasear o salir de fiesta, pero para Elena nada de eso era posible.

Su corazón estaba apenado, pero no podía dejar que los demás lo vieran.

Se acostó y para no esperar a que llegara el sueño sola, llamó por teléfono a su mejor amiga Sally que estaba a muchos kilómetros de distancia en Albuquerque.



ES LO UNICO QUE TENGO, PERO LES JURO QUE SUBIRE LO DEMAS DE ESTE PRIMER CAPITULO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Justin Poortinga

Justin Poortinga

Followers


Gracias a las chicas de T.M.A.

Gracias!!

Gracias!!
Gracias a Eli por este premio!!

Nuestro enlace

create your own banner at mybannermaker.com!
Copy this code to your website to display this banner!

Dimitri Woaa!!!

Dimitri Woaa!!!

demons

demons

Dimitri Belikov

Dimitri Belikov

VM

VM

Llegó

Llegó
ya esta por llegar

The fallen 2

The fallen 2
Llegó

Por fin

Por fin
lover mine

Keith Urban

Keith Urban

Visitas

Deja tu mensaje

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos por Correo

Visitantes recientes

Se ha producido un error en este gadget.

Search This Blog

© Thirst Black Of You, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena